Masajes yoni o cómo darle un gusto a tu vagina

¿Recuerdas el post sobre el masaje lingam? En él se explicaba que lingam es una palabra en sánscrito usada para llamar al pene y se traduce como “Báculo de Luz”. Yoni también es una palabra que proviene de esta lengua clásica de la India. Con ella se denomina a los genitales femeninos y se traduce como » espacio sagrado». Este espacio esta conformado por la vulva, la vagina, los ovarios y el útero.

Entonces, un masaje yoni se centra en tus genitales, como una parte venerada del cuerpo de una mujer. Zona digna de respeto y honor.

En qué consiste un masaje yoni

En la práctica del tantra, un verdadero masaje yoni es un ritual de conexión erótica entre un hombre y una mujer o dos mujeres, que se enfoca en masajear las zonas de la vulva conocidas como el área yoni

En este caso, la profesional que elegiste será quien masajeará cuidadosamente esa zona mientras tú realizas ejercicios de respiración para relajarte. La idea es que las tensiones físicas y mentales se liberen, de esta forma podrás disfrutar de los delicados y encantadores movimientos tántricos de otra mujer.

El fin en sí del masaje no es que llegues al orgasmo, pero si lo tienes, bienvenido sea.

Algunos consejos para que lo disfrutes

Es importante un ambiente acogedor para preparar la mente, el cuerpo, relajarse y liberar el estrés.

  • Tu masajista ajustará la temperatura a un nivel cómodo:  encenderá un calentador si hace demasiado frío o dejará entrar aire fresco si hace demasiado calor
  • Creará un ambiente con iluminación ambiental: una luz un poco más suave o una vela perfumada para despertar todos tus sentidos
  • Algo de música ambiental para hacer aún más placentero el momento: sabemos que la música es la banda sonora de nuestra vida
  • Ambiente de total privacidad: especial para que te olvides de la vergüenza o la timidez
  • Prepara tu mente antes del masaje El masaje yoni es una práctica espiritual, por lo que es importante que prepares tu mente a través de ejercicios de respiración, para así mejorar tu experiencia

¿Cómo se hace un masaje yoni?

Comencemos por los senos…

En lugar de dirigirse directamente a tu vagina, una forma más apropiada de calentamiento es comenzar con un suave masaje del cuerpo y los senos. Recuerda que una mujer generalmente tarda un poco más en excitarse que un hombre, por lo que el objetivo es que te vayas excitando despacito…

Luego, la masajista podrá centrarse en tu estómago, lo que es una muy buena idea ya que esa área tiene muchas terminaciones nerviosas. Masajeará suavemente tu vientre con un poco de aceite, acariciando lentamente el área del pecho, tu bajo vientre y entre los senos. Acariciar esta zona es muy efectivo para excitarse.

Cuando ya hay señales de que tu cuerpo está caliente, tus senos y los pezones pueden recibir más atención. Sin embargo, antes de ir directo a los pezones, tu masajista puede empezar con suaves caricias en tus senos y luego continuar jugando con la areola. 

Tú comenzarás a responder a estos estímulos, por lo que es en ese preciso momento cuando tus pezones pueden recibir una dosis de amor con pellizcos y movimientos circulares muy suaves. Despreocúpate, serán toques que te alucinarán.

Ahora que la escena está preparada, la mente está lista a través de la respiración y el cuerpo está excitado, tú deberías estar preparada para recibir tu masaje yoni

Empieza el masaje directo a tu yoni

Ella comenzará masajeando suavemente alrededor del clítoris, provocando sensaciones en la zona, pero no directamente sobre él. Las mujeres tenemos diferentes umbrales de sensibilidad, ya que aquí es donde se encuentran la mayoría de las terminaciones nerviosas, de ahí que el cuerpo oculte la punta del clítoris con una pequeña capucha. 

Los pequeños movimientos circulares con dos o tres dedos alrededor de la capucha del clítoris deben realizarse de manera lenta, con especial atención para que sean suaves.

Tu masajista hará círculos de diferentes tamaños, comenzando desde los más grandes que están alejados del clítoris, moviéndose en círculos más pequeños a medida que avanza. Imagina que está empujando el flujo sanguíneo con mucha suavidad hacia el área del clítoris, que a veces, se puede ver cuando comienza a agrandarse.

Cuando tus círculos se hayan vuelto tan pequeños que toquen la capucha del clítoris, nuestra profesional masajeará la piel y mantendrá los movimientos circulares. Evitará retraer la capucha del clítoris ya que esto expondrá la punta que es muy sensible y puede no estar lista para la estimulación táctil directa.

Sincronización de los labios

Los labios mayores y menores son los que marcan la entrada al área vaginal interna. A veces, estos serán evidentes a simple vista. Sin embargo, en muchas mujeres están casi completamente ocultos por la piel. Los labios tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas, lo que significa que son un área perfecta para estimular la excitación.

Una vez ubicados, la masajista frotará sus dedos alrededor de cada labio, asegurándose de tocar cada pliegue y el contorno lentamente. Puede estimular las áreas externas primero y luego pasar a las partes internas.

El empujar y tirar

Colocará un dedo a la izquierda y uno a la derecha de la capucha de tu clítoris. Usará la técnica de empujar y tirar para retraer y revelar la punta. Luego la ocultará de nuevo. Esto es similar a cómo se realiza la masturbación del pene, siendo la cabeza del clítoris el equivalente a la punta de este.

Aplicará solo una presión leve en cada lado e intentará evitar la presión fuerte en la parte superior del clítoris. La velocidad debe ser muy lenta al principio, luego un poco más rápida a medida que avanza con presión alterna para así provocar la estimulación y la variedad de sensaciones. 

A medida que continúe, puede intentar presionar alternativamente cada dedo mientras empuja y tira para mejorar el masaje del clítoris.

El gran final

Es importante tener en cuenta que el orgasmo no es el propósito de todos los masajes yoni, de hecho, en algunas técnicas tántricas, en realidad se evita. 

El área del yoni se considera como un todo, con múltiples áreas para ser estimuladas en diferentes etapas. 

Tu masajista pasará los dedos desde la parte superior de la vagina sobre el clítoris, con un poco más de presión que antes, luego hacia abajo alrededor de los labios y la abertura vaginal. Usará un toque rítmico para proceder ahora de abajo hacia arriba y repetirá, ajustando la presión y la velocidad según el placer que vayas sintiendo.

Quizá avance con movimientos de ambas manos, utilizará una para realizar un masaje de clítoris estimulándolo con los dedos. La otra mano, se concentrará en tus labios vaginales y se sincronizarán en un movimiento repetitivo. 

Si la penetración es algo que te gusta sentir, entonces nuestra profesional usará también su segunda mano para ingresar los dedos a tu vagina. Ubicará el lugar sagrado femenino o llamado también punto G y aprovechará de darle un masaje único y especial para esa zona tan erógena.

Con solo describir este masaje yoni, me dan ganas de solicitar de inmediato una hora…

Una vez más, deja la timidez de lado, libera tu yoni y dale este gusto que seguro, será inolvidable…